lunes, 30 de junio de 2014

las estrellas eran de ella


Amanda Blake

Alicia en las ciudades


Alicia en las ciudades, Wim Wenders, 1974

Montaña del Árbol


Agnes Denes — Tree Mountain  - Ylöjärvi, Finlandia-, 1982-2001

El municipio Ylöjärvi es el sitio de Tree Mountain (Montaña del Árbol), Land Art de Agnes Denes. Esta obra fue ideada en 1983 y el gobierno finlandés anunció su construcción en la Cumbre de la Tierra de 1992. Se concluyó en 1996 y el sitio está protegido durante los siguientes 400 años.

Después de un gran dolor


Un gran dolor deja tras sí solemnes sensaciones-
los nervios se asientan ceremoniosos, como Tumbas-
pregunta el yerto Corazón si él fue quien lo sufrió,
y si Ayer o hace Siglos.

Mecánicos, los Pies, van dando vueltas-
en el Suelo, en el Aire y en el Vacío-
Un confuso camino
surgido de repente.
Un contento de Cuarzo, como roca-

Esta Hora de Plomo-
es recordada si sobrevivimos
cual recuerdan la nieve los que en ella se helaron-
Frío- al principio- luego Estupor- 
y luego ya ceder.


Emily Dickinson, Poesía Completa, Poema 341 

Carson McCullers – Frankie


"Todo sucedió aquel verano verde y loco cuando Frankie cumplió los doce años. Aquel verano cuando hacía mucho tiempo que Frankie no era miembro de nada. No pertenecía a ningún club, ni pertenecía a nada en el mundo. Frankie se había convertido en un persona sola que vagabundeaba por los portales...En junio, los árboles eran de un verde brillante y deslumbrador, pero más tarde las hojas se oscurecieron y el pueblo pareció ennegrecer y encogerse bajo la luz cegadora del sol. Al principio, Frankie paseaba haciendo una cosa u otra. Las aceras del pueblo, a primera hora de la mañana y por la noche, eran grises, pero al mediodía el sol daba en ellas de tal modo que el cemento ardía y lanzaba destellos como si fuera de cristal. Por fin, las aceras llegaron a estar demasiado calientes para los pies de Frankie, y ella, además, empezó a sentirse enferma. Sus secretas congojas le valdrían quedarse en casa, y en casa sólo estaban Berenice Sadie Brown y John Henry West. Los tres se pasaban el tiempo sentados alrededor de la mesa de la cocina, diciendo una y otra vez las mismas cosas, de modo que al llegar agosto las palabras empezaban a rimar unas con otras y a adquirir extrañas resonancias. Todas las tardes el mundo parecía morir y cesaba todo movimiento. Al fin, el verano era como un enfermizo sueño verde, o como una absurda jungla silenciosa bajo una campana de cristal." 

"La primavera de aquel año fue una extraña y larga estación. Las cosas empezaron a cambiar para Frankie…No sabía por qué estaba triste, pero a causa de aquella extraña tristeza empezó a darse cuenta de que debía marcharse del pueblo. Aquel año, Frankie empezó a pensar en el mundo. No lo veía como el globo terráqueo de la escuela, con los países bien definidos y de diferentes colores. Pensaba en el mundo como en algo enorme, suelto y resquebrajado, que giraba a mil seiscientos kilómetros por hora"

“Por la mañana muy temprano salía a veces al jardín y se quedaba largo rato contemplando el cielo del amanecer. Y era como si su corazón hiciera una pregunta y el cielo no le diera contestación.”

"Frankie estaba aguardando la noche. Y precisamente en aquel momento, empezó a oírse una trompeta. En algún sitio del pueblo, no muy lejos, una trompeta empezó a tocar un blues. La música era triste y honda… En aquella música había algo que le traía de nuevo todo lo de la primavera: flores, los ojos de la gente desconocida, lluvia...Pero la música no volvió y la melodía quedó rota e inacabada. Y ella no podía soportar aquel nudo tan apretado."

Carson McCullers,  Frankie y la boda, 1946

sábado, 28 de junio de 2014

lars von trier




"Soy melancólico desde los 6 años. He superado una depresión y hace mucho tiempo que padezco ansiedad. Por otra parte, me gusta mucho la palabra melancolía. Es una especie de masoquismo que te permite celebrar la belleza de tu dolor. Es como el lobo aullando a la luna llena. Es como el blues en la música y la sal en la cocina. La mayoría de gente inteligente pasa por una depresión en algún momento. Es imposible observar las estrellas sin sentirse aterrado por el vacío, por el frío y por las fuerzas de la naturaleza. Para mí, mirar al cielo es como observar la boca de un tiburón."

 Lars Von Trier en una entrevista

análogos

Tina Sosna

"Los novelistas rusos" por Oscar Wilde




(Pall Mall Gazette, 2 de mayo de 1887)

De los tres grandes novelistas rusos de nuestro tiempo Turgueniev es, con mucho, el mejor artista. Él tiene ese espíritu de exquisita selección, esa delicada elección del detalle, que es la esencia del estilo, su trabajo es completamente libre de cualquier intención personal, y mediante la adopción de la existencia en sus momentos más ardientes, puede destilar en unas pocas páginas de prosa perfecta los estados de ánimo y las pasiones de muchas vidas.

El método de Tolstoi es mucho más grande, y su campo de visión más extendida. Él nos recuerda a veces a Pablo Veronés, y, al igual que el gran pintor, puede desplazar, sin hacinamiento, el lienzo gigante en el que trabaja. No podrá, en un primer momento que la impresión sea semejante al encanto principal de Turgueniev, pero una vez que hemos dominado los detalles del conjunto parece tener la grandeza y la sencillez de una epopeya. Dostoievski difiere ampliamente de sus dos rivales. Él no es tan buen artista como Turgueniev, porque se ocupa más de los hechos que por los efectos de la vida, ni hay en él la grandeza de Tolstoi, la visión y la dignidad épica; pero tiene cualidades que son distintivamente y absolutamente suyas, como una feroz intensidad de la pasión y de la concentración de un impulso, un poder de hacer frente a los misterios más profundos de la psicología y de los resortes más ocultos de la vida, y un realismo que es implacable en su fidelidad, y terrible, porque es cierto. Hace un tiempo tuvimos ocasión de llamar la atención sobre su maravillosa novela Crimen y castigo, donde en la guarida de la impureza y el vicio, una prostituta y un asesino se reúnen para leer la historia del rico y Lázaro, y la chica marginada lleva al pecador a hacer expiación por su pecado, pero así, también tenemos el libro titulado  Humillados y Ofendidos, en absoluto inferior a la gran obra maestra. Aunque el entorno de la historia puede parecer mediocre y ordinario, la heroína Natasha es como una de las nobles víctimas de la tragedia griega, ella es Antígona con la pasión de Fedra, y es imposible acercarse a ella sin un sentimiento de temor. Griega también es la penumbra de Némesis que se cierne sobre cada personaje, sólo se trata de una Némesis que no destaca fuera de la vida, pero es parte de nuestra propia naturaleza y del mismo material de la vida misma. Aliosha, el hermoso joven a quien Natasha sigue en su perdición, es un segundo Tito Melema, y tiene el todo el encanto y la gracia y la fascinación de Tito. Sin embargo, es diferente. Él nunca habría negado a Baldassare en la plaza de Florencia, ni mentido a Romola sobre Tessa. Tiene una magnífica, sinceridad momentánea, una inconsciencia juvenil de todo lo que significa la vida, un ardiente entusiasmo por todo lo que la vida no puede dar. No hay nada que calcular sobre él. Él nunca piensa mal, sólo lo hace. Desde un punto de vista psicológico es uno de los personajes más interesantes de la ficción moderna, a partir de una obra artística es uno de los más atractivos. A medida que vamos conociéndolo él despierta preguntas extrañas en nosotros, y nos hace sentir que no sólo los malvados hacen el mal, ni que sólo en los malos funciona el mal.

Es su método objetivo sutil como Dostoievski nos muestra a sus personajes! Nunca escribe sus características con una lista ni los etiqueta con una descripción. Crecemos al conocer muy poco a poco, a medida que leemos, a personas con quienes nos encontramos en la sociedad, en un primer momento, por los pequeños trucos de forma, apariencia personal, fantasías en el vestir, y similares, y después por sus hechos y palabras, y aun así, constantemente eludiéndonos, pues aunque Dostoievski puede poner al descubierto para nosotros los secretos de su naturaleza, sin embargo, nunca explica sus personajes, sino que siempre nos está sorprendiendo por algo que ellos digan o hagan, y mantiene hasta el final el misterio eterno de la vida.

Independientemente de su valor como obra de arte, esta novela posee un interés profundamente autobiográfico también, como el personaje de Vania, el estudiante pobre que ama a Natasha a través de todo su pecado y vergüenza, es el estudio de Dostoievski de sí mismo. Goethe tuvo que retrasar la finalización de una de sus novelas hasta que la experiencia le había amueblado con nuevas situaciones, pero casi antes de haber llegado a la edad adulta Dostoievski sabía de la vida en sus formas más reales, la pobreza y el sufrimiento, el dolor y la miseria, la cárcel, el exilio, y el amor, era aún poco familiar para él, y por los labios de Vania él ha dicho su propia historia. Esta nota de sentimiento personal, esta dura realidad de la experiencia real, sin duda, le da al libro algo de su extraño fervor y la pasión terrible, sin embargo, no lo ha hecho más egoísta; vemos las cosas desde todos los puntos de vista, y las sentimos, y la ficción no ha sido impedimento de hecho, sino que ese mismo hecho, se ha convertido en ideal e imaginativo. Despiadado, también, aunque Dostoievski está en su método como artista, como hombre él está lleno de compasión humana para todos, para los que hacen el mal, así como para aquellos que lo sufren, por los egoístas, y sobre todo por aquellos cuyas vidas están destrozadas por los demás y cuyo sacrificio es en vano. Desde Adam Bede y Le Père Goriot ninguna novela ha sido escrita con más grande alcance que la de Humillados y Ofendidos. 

Oscar Wilde

Imagen, Richard Davies

El amenazado


Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La
hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el
áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena
amistad, las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los
hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis
muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran
por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz,
la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitología, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.


Jorge Luis Borges , El oro de los tigres,1972


Imagen, Laura Makabresku

los cuatrocientos golpes


Cuaderno que contiene el primer borrador del guión de Los Cuatrocientos Golpes, 1959, François Truffaut

jueves, 26 de junio de 2014

otro paseo en la nieve



Una vez más no llegamos!
Nuestros discursos silenciosos,
nuestras palabras, mudas.
Nuestros ojos que no han cumplido
una vez más, se pierden;
Y sólo las lágrimas olvidan
la garra de las heladas.
Un arbusto silvestre rosa cerca de Moscú
sabe algo de
este dolor que se llama
amor inmortal

Anna Ajmátova

Imagen, Dee Nickerson

casi para un álbum


“Y el corazón, como entonces, estará en llamas”


Anna Ajmátova

Tiempo, tiempo



Mediodía estancado entre relentes.
Bomba aburrida del cuartel achica
tiempo tiempo tiempo tiempo.

Era Era.

Gallos cancionan escarbando en vano.
Boca del claro día que conjuga
era era era era.

Mañana Mañana.

El reposo caliente aún de ser.
Piensa el presente guárdame para
mañana mañana mañana mañana.

Nombre Nombre.

¿Qué se llama cuanto eriza nos?
Se llama Lomismo que padece
nombre nombre nombre nombre.


César Vallejo, Trilce


graffiti literario, "perdido es todo el tiempo que no se da al amor"  Torquato Tasso

miércoles, 25 de junio de 2014

su huella en un camino de nieve

“Cae
nieve a paso de flor
Nieva nieve sobre todos los rincones del tiempo

Simiente de sonido de campanas
sobre los naufragios más lejanos.
Calentad vuestros suspiros en los bolsillos
que el cielo peina sus nubes antiguas
siguiendo los gestos de nuestras manos.” 


Vicente Huidobro, Invierno para beberlo, Automne régulier.

Imagen, Anna Adén

el niño con las abejas en su pelo

 Pete Revonkorpi

completamente familiar


"Todas las defensas, la rigidez espiritual, el insistente
desenmascaramiento de lo común para revelar lo trágico,
eran en realidad la inocencia del mundo. " 

Louise Glück, "Birthday"  (The Seven Ages)

Imagen, A. Polus, à la recherche de coquillages, Bélgica, 1950

martes, 24 de junio de 2014

L’ Amour fou



“Todavía hoy sólo espero algo de mi propia disponibilidad, de mi sed de errar al encuentro de todo, confiado en que me mantenga en comunicación misteriosa con los otros seres disponibles como si fuéramos llamados a reunirnos súbitamente. Desearía que mi vida no dejase tras ella otro murmullo que el de una canción de centinela, una canción para engañar la espera. Independientemente de lo que se logre o deje de lograrse, lo magnífico es la espera misma...” André Breton, "El amor loco"

Aullido


"Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades"
El Quijote, Miguel de Cervantes

Imagen, Amy Stein

Globo y paracaídas


André Jacques Garnerin volador de globos y paracaidista (París,1769-1823) dibujo de su descenso en paracaídas.

domingo, 22 de junio de 2014

más y más por venir el lugar para estar


Digo su nombre y un copo de nieve desciende. Incluso ahora. En la cocina. Debe estar llena de milagros.

Vi hace semanas el otoño, la luna. Leía a Rimbaud.  En el poema de Arthur Rimbaud Mala sangre se habla de una revuelta y el descenso a la tierra natal. Realiza una gran historia de amor imposible en un mundo ganado por el desencanto. Su escritura entera iluminada por este encuentro interno de amor primitivo, prehistórico. Yo amo así. Amo a una mujer. Mi amor es raro y difícil, y valiente, y cierto. Quisiera pasar mi vida con ella. Aún así colgada en el gancho de la noche un chal de plata se balancea en el proyecto. ¿Qué puente separa su vida de la mía? Estará conmigo para siempre. Cuando dos personas se tocan, entran en contacto, es inevitable que haya una influencia mutua, mayor o menor según los casos, pero influencia al fin. En la Criminalística hay un principio (el principio de Locard) que dice “Todo contacto deja una huella”. 

Imagen, Ilina Vicktoria

Vuelo

Lissa Hunter

ramas de Mimosa


Mariam Sitchinava

Frida


viernes, 20 de junio de 2014

my Mississippi




                            "Simplemente no tienes tiempo
                             para corregir tus errores.
                             Escribe cada uno de tus poemas,
                            lacónicamente, sin piedad,
                            con la sangre, como una despedida."


Blaga Dimitrova, "Ars Poetica" "

una cuestión de instinto, el amor y la escritura


“Cuando imagino una vida afortunada, millonaria, veo siempre el lugar donde pueda seguir escribiendo. Si no fuera necesario comer, dormir, trabajar, no abandonaría este sitio, donde nada me incomoda, donde gozo del más completo albedrío, donde soy dueño del mundo, de mi mundo, sus fabulaciones, hazañas, torpezas, locuras, el mundo irreal de la creación, al lado del cual no hay nada comparable.”

J.R. Ribeyro, de “La tentación del fracaso”

Imagen, Sean Mahan

The End With You

Brooke DiDonato

vestido azul

Sara Robin

la observación de las ballenas


Catrin Welz-Stein

jueves, 19 de junio de 2014

los movimientos de las esferas


Paul Nougé, La Jongleuse, 1929

Schönen Österreich por Gustav Klimt


Gustav Klimt pasó un verano en la zona montañosa del Salkammergut que se extiende entre Salzburgo y la Alta Austria. Pintó muchas escenas aquí, sobre todo en el Attersee, el lago más grande de todos ellos, y el Schloss Kammer, que se alza majestuoso en la península.

lunes, 16 de junio de 2014

Carta de Noviembre

  


Amor, el mundo
De repente cambia, cambia de color. La luz de una farola
Separa las vainas del laburnum,
esas colas de rata, a las nueve de la mañana.
Es el Ártico,

Este pequeño círculo
Negro,
Con sedosas y apretadas hierbas – pelo de niño.
Hay verde en el aire,
Suave, delicioso.
Me envuelve tiernamente.

Siento rubor y calor,
Creo que podría llegar a ser algo grande,
Estúpidamente feliz,
Con mis botas de agua
Chapoteando y chapoteando
Entre la belleza roja.

Esta es mi propiedad.
Dos veces al día
La recorro, oliendo
El acebo silvestre con sus festones
Color viridian, hierro puro,

Y el muro de los viejos cadáveres.
Los amo.
Los amo como a la historia.
Las manzanas están doradas,
Imagínate–

Mis setenta árboles
Sosteniendo sus bolas de oro rojizo
En un espeso caldo gris de muerte,
Con sus millones de hojas doradas
De metal y sin aliento.

Oh amor, oh célibe.
Nadie, sólo yo
avanzo empapada hasta la cintura.
Irremplazables
Oros sangran y se ahondan, bocas de las Termópilas.

Sylvia Plath, Ariel

ven conmigo al lugar donde todo se siente como infinito

Tina Sosna