viernes, 30 de enero de 2015




 "Él es muy serio. Toma papel y lápiz y le escribe su primera carta de amor.
"Te quiero. Eternamente tuyo, Eckbert".
A él esta carta le parece larguísima y atrevida. Cuando piensa en todas las cosas indecibles que le gustaría escribirle y que ella tiene que sospechar, si es que también le quiere, ésta es una carta que uno tarda horas en leer."

"El que tema a la muerte, que no juegue a este juego. El que tema a la vida, que no juegue a este juego. El deseo de morir y la alegría de vivir se entremezclan de un modo horrible a los ojos de los enamorados sin futuro."

- Unica Zürn, de Primavera sombría


                 George Frederic Watts -  Hope


                  John Everett Millais, Portrait of Sophie Gray



 "Es como si ya no me percibiera a mí misma como real, es una sensación más pesada que la tristeza, más pesada que las propias emociones humanas." - Liv Ullmann, de Secretos de un matrimonio (1973)


           Shomei Tomatsu, de la serie "No. 2", 1967

Pinos rajados
en el mismo pantano.
Siempre y siempre.

- Tomas Tranströmer, Haikus, en El cielo a medio hacer


                White City por Christer Karlstad


                  Youri Norstein




En el cuadro hay un niño sonámbulo, pero no se puede
saber si camina o vuela. El movimiento de la retina
no quiere terminar el juego de lo que reposa o se alza.
El hilo de luz crea una transparencia en la mano que hace
ver su anillo. Parmigianino es capaz de refractarse.
En el cuadro hay una niña sonámbula,
pero no se puede saber si camina o vuela.

Convergencias. Fluir desde el riesgo de una mañana
anónima. Los niños entran en la cámara lúcida y se
dan la mano. Un día nos veremos al otro lado del
prisma, abriéndonos caminos en territorios lúdicos.

Habítame en ellos.


- Carlota Caulfield, Autorretrato en el espejo convexo
- Imagen, Tsuguharu Foujita, fillette a la poupee


            Maritza de la Vega, impossible679, topografía del hogar


       Giotto, Figuras de la resurrección de Drusiana, Santa Croce, Capilla Peruzzi, Florencia


               Pang Maokun


            Leo Gestel

"Puse mi corazón y mi alma en mi trabajo, y he perdido mi mente en el proceso."

- Vincent van Gogh, cartas a Theo


                      La imagen de espejo de Edith Södergran 1917

He visto un árbol más alto que todos los demás,
colgaban de él frutos inalcanzables;
he visto una gran iglesia: sus puertas estaban abiertas
y todos salían de ella pálidos y fuertes
y dispuestos a morir;
he visto a una mujer sonriente y pintada:
jugaba a los dados de su dicha,
perdiéndola.
Había en torno a estas cosas
un círculo que nadie cruza.


- Edith Södergran





Es preciso asir el tiempo por los cabellos
Aparejar las hélices subconscientes
En el espacio del secreto.

Es preciso acariciar lo probable
Y creer en la imposibilidad
De los caminos que se cruzan.

Es preciso aprender a sopesar
Diez gramos de blanco, cinco gramos de negro,
En espera escarlata.

Es preciso saber caer desde abajo
Para favorecer el cenit
De los días privilegiados.

Es necesario amar las cuatro bocas
Que flotan alrededor de la sedosa duda
De los príncipes muertos.

Francis Picabia, Hilandera, La poesía surrealista. Antología
Imagen,  Alessio Albi


                   Françoise Hardy y Anna Karina por Roger Kasparian


                  Paisaje marino con saltador, c. 530 aC, Tarquinia, Italia


"¿Cuál es el significado de la vida? Eso fue todo, una simple pregunta, una que tiende a encerrarse en una misma con los años, la gran revelación no había llegado. La gran revelación, quizás, nunca llegó. En cambio, hubo pequeños milagros diarios, iluminaciones, fósforos encendiéndose inesperadamente en la oscuridad. " 

- Virginia Woolf, Al faro

jueves, 29 de enero de 2015




             Anselm Kiefer - Der Rhein, 1982-2013

Mejor no diga nada...

Mejor no diga nada.
Sería inútil. Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante.
Puede que usted también lo hiciera.
Suele ocurrir con los poemas:
terminan condensándose las formas
en nuestros ojos como el vaho
sobre un cristal helado;
las formas, con su herida.
Pues quien construye el texto
elige el tono, el escenario,
dispone perspectivas, inventa personajes,
propone sus encuentros, les dicta los impulsos,
pero la herida no, la herida nos precede,
no inventamos la herida, venimos
a ella y la reconocemos.

-Chantal Maillard, de "Matar a Platón"


                MC  Escher, charco, 1954

"Yo no crecí. En mí se encuentra el pequeño hijo de mis primeros días."

- MC Escher










             MP Verneuil. trabajos de diseño de 1897


Maurice Pillard Verneuil nació en 1869 y desde muy temprano mostró una gran habilidad en el dibujo. Se convirtió en asistente del gran artista suizo / francés y diseñador gráfico Eugene Grasset. Grasset fue fuertemente influenciado por el diseño, el color y las técnicas planas tradicionales del grabado japonés, desde aquí Verneuil fue un fiel seguidor pero luego más tarde creó un estilo que era principalmente de su propia construcción...

Verneuil no tardó en trabajar creando carteles en París junto a figuras como Toulouse-Lautrec y Cheret. Más tarde de forma independiente fue reconocido como un talentoso artista decorativo, estos son algunos de sus diseños producidos por él en 1897.

Verneuil ha utilizado un ojo observador interesado en capturar la flora y la fauna retratados en su trabajo de diseño. Aves, peces, ardillas y otros animales son ingeniosamente entrelazados con plantas y flores de forma exuberante.

Verneuil ha capturado una de las principales características del estilo Art Nouveau, ondulantes y entreenlazadas estructuras, y lo transforma en un elegante ballet entre la flora y la fauna. Los animales se convierten en motivos sobre un fondo lleno de textura, y la repetición es lo suficientemente sutil como para no aparecer rígidamente como si fuese estampaciones de un sello.

Estos diseños sirvieron de patrones que se utilizaron en el siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX, a través de Europa. Fueron utilizados en múltiples medios y se utilizan a menudo en las industrias del papel pintado, textiles y cerámica.


       Anja Mulder, colección de octubre


               Dina Brodsky

"Conmigo la poesía no ha sido un propósito, sino una pasión."

- Edgar Allan Poe


               Ilustración de Gustave Doré  para Edgar Allan Poe, The Raven, 1884


            Maria Teresa Crawford Cabral, Affinity


            Lisa Sorgini, de "Toska – Reimagining Memories"


         Sarah Gonzales

"Poemas me inundaron. Cayeron sobre mí como abejas silvestres."

- Anna Kamienska, de The Notebook, en Astonishments


            Tina Sosna, windy hearts


          Tina Sosna, Cozy, even in the coldest snow


          Julianna Swaney, Napping buddines

miércoles, 28 de enero de 2015



               Maritza de la Vega, topografía del hogar, img+912

"Deja que todo lo que está previsto se haga realidad.
Déjalos creer
Y déjales que rían de sus pasiones
Porque lo que ellos llaman pasión
En verdad no es un tipo de energía emocional,
Sino que es la fricción entre sus almas y el mundo exterior.
Y lo más importante:
Déjalos creer en ellos mismos.
Déjalos ser indefensos como niños,
Porque la debilidad es algo importante
Y la fortaleza nada es.
Cuando el hombre nace
Es débil y sensible
Cuando muere, es duro e insensible.
Cuando un árbol está creciendo es tierno y dócil
Pero cuando es seco y duro, se muere
La dureza y fortaleza son compañeras de la muerte
Docilidad y debilidad son expresiones de la frescura del ser
Porque lo que se ha endurecido nunca ganará."

- Stalker, Andrei Tarkovski


            Fernand Fonssagrives

"Estar vivo parece siempre el precio de algo"

- Julio Cortázar - Rayuela


               Maritza de la Vega, topografía del hogar, scan+271


        Maritza de la Vega, scan+346- topografía del hogar


                    The Enigma - Gustave Dore (detalle)




             Ren Rox


martes, 27 de enero de 2015



            Martina Civardi

"El espacio exterior va más allá de la tierra. Está habitado por amantes que no conocemos todavía."

- Monique Wittig, Sande Zeig - Borrador para un diccionario de las amantes.


"La belleza no tiene otro origen que la herida, singular, diferente en cada uno, escondida o visible, que todo hombre guarda en sí, que preserva, y a donde se retira cuando quiere apartarse del mundo para estar momentáneamente en una soledad más profunda. Lejos está entonces el arte de Giacometti de lo que llamamos miserabilismo. Pareciera más bien que su arte se propone descubrir esa herida secreta de todo ser y hasta de toda cosa, a fin de que los ilumine."

- Jean Genet, L'atelier d'Alberto Giacometti


"Ardió el color azul
por la labor secreta..."


- Marlen Haushofer, El muro

 
           Berta Pfirsich, miranda & lydia

Tanto soñé contigo que pierdes tu realidad.
¿Todavía hay tiempo para alcanzar ese cuerpo vivo y besar
sobre esa boca el nacimiento de la voz que quiero?
Tanto soñé contigo que mis brazos habituados a cruzarse sobre
mi pecho cuando abrazan tu sombra, quizá ya no podrían
adaptarse al contorno de tu cuerpo.
Y frente a la existencia real de aquello que me obsesiona y
me gobierna desde hace días y años,
seguramente me transformaré en sombra.
Oh balances sentimentales.
Tanto soñé contigo que seguramente ya no podré despertar.
Duermo de pie, con mi cuerpo que se ofrece a todas las apariencias de la vida y del amor y tú, la única que cuenta ahora para mí, más difícil me resultará tocar tu frente y tus labios que los primeros labios y la primera frente que encuentre.
Tanto soñé contigo, tanto caminé, hablé, me tendí al lado de tu fantasma que ya no me resta sino ser fantasma entre los fantasmas, y cien veces más sombra que la sombra que
siempre pasea alegremente por el cuadrante solar de tu vida.

Tanto soñé contigo, por Robert Desnos, A la mystérieuse, Corps et Biens


              Antonio Merini, A thousand times good night

Juliet
At what o'clock to-morrow
Shall I send to thee?

Romeo
At the hour of nine.

Juliet
I will not fail: 'tis twenty years till then.
I have forgot why I did call thee back.

Romeo
Let me stand here till thou remember it.



      Mike Pavlovsky

"Te escribo            

como quien tira los dados de la duda
en una grieta del corazón"


- Amalia Iglesias Serna, Dados y dudas


      Vladimir Dunjic, Un Cuadro del Cielo y la Tierra, 2000

Duermes como la noche duerme:
con silencio y con estrellas.
Y con sombras también.
Como los montes sienten el peso de la noche,
así hoy sientes tú esos pesares
que el tiempo nos depara:
suavemente y en paz.

Te han llovido las sombras,
pero estás aquí, abrazando en la almohada
(en negra noche)
toda la luz del mundo.
Yo pienso que la noche, como la vida, oculta
miserias y terrores,
más tú duermes a salvo,
pues en el pecho llevas una hoguera de oro:
la del amor que enciende más amor.

Gracias a él aún crecerá en el mundo
el bosque de lo manso
y seguirán girando los planetas
despacio, muy despacio, encima de tus ojos,
produciendo esa música
que en tu rostro disuelve la idea del dolor,
cada dolor del mundo.

Reposas en lo blanco
como en lo blanco cae en paz la nieve,
duermes como la noche duerme
en el rostro sereno de esa niña
que todavía ignora
aquel dolor que habrá de recibir
cuando sea mujer.

Otra noche,
la nieve de tu piel y de tu vida
reposan milagrosamente al lado
de un resplandor de llamas,
del amor que se enciende en más amor.
El que te salvará.
El que nos salvará.

Antonio Colinas, Nocturno, de Libro de la mansedumbre


                 Las alas del deseo, Wim Wenders

Verte desnuda es recordar la Tierra,
la Tierra lisa, limpia de caballos,
la Tierra sin un junco, forma pura,
cerrada al porvenir; confín de plata.

Verte desnuda es comprender el ansia
de la lluvia que busca débil talle,
o la fiebre del mar de inmenso rostro
sin encontrar la luz de su mejilla.

La sangre sonará por las alcobas
y vendrá con espadas fulgurantes,
pero tú no sabrás dónde se ocultan
el corazón de sapo o la violeta.

Tu vientre es una lucha de raíces.
Tus labios son un alba sin contorno.
Bajo las rosas tibias de la cama

los muertos gimen esperando turno.

- Federico García Lorca, de Casidas, IV Casida de la Mujer Tendida

lunes, 26 de enero de 2015



           Ieve Holthausen

"Proust, al analizar los deseos, dice que los deseos no quieren analizarse sino satisfacerse, esto es: no quiero hablar del jardín, quiero verlo. Claro es que lo que digo no deja de ser pueril, pues en esta vida nunca hacemos lo que queremos. Lo cual es un motivo más para querer ver el jardín, aún si es imposible, sobre todo si es imposible…" 

- Alejandra Pizarnik - Entrevista de Martha Isabel Moia, publicada en El deseo de la palabra, Ocnos, Barcelona, 1972  


           Sara Robin, sixes & sevens...

Théodore Géricault, Le Radeau de la Méduse, 1819 


Théodore Géricault, artista romántico. Se podría decir "el pintor último de la era romántica".

La balsa de la Medusa fue su mayor logro. Es del tamaño de una casa de dos pisos. Potente, emotivo, y tremendamente dramático. Tardó más de un año en completarlo. Él se encerró en su estudio, se afeitó la cabeza y se sumergió en el mundo de las secuelas de este naufragio.

Su amigo y heredero espiritual, Delacroix, fue uno de los muchos modelos. De la pintura, escribió:

"Géricault me ​​permitió ver su Balsa de la Medusa mientras todavía estaba trabajando en ella. Fue tan tremenda la impresión en mí que cuando salí del estudio empecé a correr como un loco y no paré hasta que llegué a mi habitación."