domingo, 31 de enero de 2016






"Soy una persona introvertida...Me encanta estar sola, me encanta estar al aire libre, amo hacer un largo paseo con mis perros, mirando a los árboles, las flores, el cielo"

- Audrey Hepburn



                Rooney Mara fotografiada para el New York Times, 30 enero 2016


 Léa Seydoux llanto durante la rueda de prensa de La vida de Adèle (El azul es un color cálido), en Cannes
"¿No te das cuenta de que la danza es el puro acto de la metamorfosis?"

- Paul Valéry, El alma y la danza


Natalia Goncharova nació en Negaevo provincia de Tula el 16 de junio de 188, murió en París en 1962
"Toda mi vida ha transcurrido caminando por el lado de un abismo sin fondo, saltando de piedra en piedra. A veces trato de dejar mi camino estrecho y unirme a la corriente principal del remolino de la vida, pero siempre me siento atraído inexorablemente hacia atrás hacia el borde del abismo , y allí voy a caminar hasta el día en que finalmente caiga en el abismo"  

- Edvard Munch
"La música comienza donde las palabras no pueden expresar. La música está hecha para lo inexpresable. Quiero música para resucitar de entre las sombras y, de hecho, a veces para volver a ellas"

 - Claude Debussy 


            Saul Leiter - Daughter of Milton Abery, 1950


                     Todo comenzó con los guantes...

sábado, 30 de enero de 2016



                        Winterbirds  by Stefanie Cordey


                    Anysia Kuzmina

"Desde que te conocí, me siento abandonado sin tu cercanía; tu cercanía es con lo que siempre sueño, lo único"

- Franz Kafka, El Castillo 



"Puedes conservar tu inocencia durante toda la vida. En realidad, nunca se va. No, la inocencia no tiene nada que ver con ser un niño. No, no soy una niña-mujer. No, no me resisto a crecer. ¿Qué es este mundo si no se puede apreciar siempre la inocencia en la vida?" - Kate Bush

"No voy a pedir disculpas por la
forma en que he llevado mi vida"

- Stieg Larsson, La reina en el palacio de las corrientes de aire


                              Eva Besnyö, autorretrato, Berlín 1932

Eva Besnyö se llamaba Eva Marianna Besnyö (1910-2003) y no se separaba nunca de su cámara Kodak Brownie. 

La fotógrafa húngara, era vecina de Robert Capa en Budapest, fue la primera que enseñó a Capa a hacer fotos cuando ambos eran adolescentes. Ella era tres años más pequeña que él, pero hacían buenas migas por las calles del Budapest pobre y deprimido económicamente de finales de la década de los años veinte. Las familias de ambos eran judías y atravesaban problemas financieros. El nombre del muchacho, que cada día se interesaba más por la afición de su amiga, era Endre Ernö Friedmann. Por entonces le llamaban por el sobrenombre Bandi, pero el mundo le conocería pronto como Robert Capa (1913-1954), uno de los padres del fotoperiodismo contemporáneo.

Es terreno de la hipótesis dirimir si Capa se dedicó a la fotografía por la fascinación que despertaba en él la afición de Besnyö, pero está probado que su primer contacto con una cámara llegó de la mano de su amiga húngara. Besnyö cultivó durante toda su vida aquella pasión infantil. Por desgracia, su obra nunca alcanzó el reconocimiento universal que logró la de Capa.

En 1930, cuando se estableció en Berlín, la fotógrafa tenía 21 años. Tenía dos decisiones en mente: dejar atrás Hungría y su régimen fascista para siempre y dedicarse profesionalmente a la fotografía. Como otros de los fotógrafos de la gran escuela húngara que huyeron hacia Alemania (entre ellos Moholy-Nagy y Munkácsi y, más tarde, Capa), Besnyö  aprovechó el ambiente creativo de Berlín con intensidad y publicó fotos urbanas en los diarios. Algunas de estas imágenes, como la del niño-mendigo con un violonchelo a la espalda, son de las más conocidas de la autora.

(La fotografía muestra a un niño gitano desde atrás. (Las personas gitanas eran parias en la sociedad húngara.) Él está caminando por el medio de una calle arbolada, que se extiende en el espacio profundo. En su espalda un inmenso cello - más grande que el chico - que se encuentra en diagonal a la espalda, que va desde la esquina inferior izquierda a la esquina superior derecha)

En 1932, dado el avance del antisemitismo y el nazismo, tuvo que escapar a Amsterdam, donde se integró en el círculo de la artista Charley Toorop y el cineasta Joris Ivens, activista en favor de la República Española con la película Tierra de España. Tuvo que escapar del fascismo húngaro y del nazismo alemán.

La fotógrafa fue una combativa luchadora contra el nazismo,  participó en la muestra De Olympiade onder Diktatuur (La Olimpiada bajo la dictadura) contra los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 y tuvo que vivir en la clandestinidad durante varios años cuando las tropas de Hitler invadieron Holanda en 1940. Fue una mujer combativa que escapó de los nazis y militó en grupos feministas. 

Durante los años setenta militó en movimientos en pro de la igualdad de las mujeres.


                               Eva Besnyö, Boy con Cello (1931)

viernes, 29 de enero de 2016

"Apenas te metés un poco en serio en sus textos empezás a sentir lo de siempre, la inexplicable sensación de suicidio de la inteligencia por vía de la inteligencia misma. El alacrán clavándose el aguijón, harto de ser alacrán pero necesitado de la alacranidad para acabar con el alacrán"

- Julio Cortázar - Rayuela 


                 Las Vírgenes Suicidas, Sofía Coppola, 1999

"Nosotros los griegos somos gente taciturna. Para nosotros el suicidio tiene sentido. Pero poner luces de Navidad después de que tu hija se ha suicidado, eso sí que no tiene sentido. Lo que mi yiayia no llegó a entender jamás de este país es por qué la gente se empeña en ser constantemente feliz" 

Jeffrey Eugenides, Las vírgenes suicidas

"Creo que la felicidad es cuando puedes dejar sentir todas las emociones que desees en cualquier momento, en vez de ser una pequeña mierda de mentira"

Tori Amos

               Werner Bischof, Lectura a la luz de las velas, Rovaniemi, Finlandia, 1948

"La lectura es como pensar, como rezar, como hablar con un amigo, como exponer tus ideas, como escuchar las ideas de otros, como escuchar música (oh, sí), como contemplar un paisaje, como salir a dar un paseo por la playa."

- Roberto Bolaño, 2666










Jaime Moore, por el quinto cumpleaños de su hija, la retrató haciendo homenaje a las mujeres libres e independientes, a lo largo de la historia.

     Primera edición de Moby Dick


Moby Dick o la ballena de Herman Melville, se publicó por primera vez en 1851


"He escrito un libro malvado pero me siento inocente como un cordero"
Herman Melville después de terminar Moby Dick 

"...Me enamoré de la idea de que la cosa misteriosa que buscas toda tu vida con el tiempo te va a comer viva."  Laurie Anderson al explicar su atracción por Moby Dick


                       Sir John Lavery, Las jugadoras de ajedrez, 1929

jueves, 28 de enero de 2016



                         Jean Seberg, 1958


         Marie-Thérèse Lelio, por Ida Kar 1955


              Chantal Akerman (1950-2015)


                    Je, tu, il, elle, Chantal Akerman, 1974


            Benjamin A. Vierling, Woman wild Beast


                Benjamin A. Vierling, Papaver somniferum

              Benjamin A. Vierling - Pandora




Fared Shafinury del álbum Behind the seas - The Skies Within Your Eyes, una canción con letras tomadas de un poema de Forough Farrokhzad



                         Rebecca Horn, Unicorn, 1970

"Mis huesos se han convertido en una prisión,
solitaria como Naxos - mi sangre es la laguna Estigia."

- Marina Tsvietáieva, de Novia de Hielo: New Selected Poems



BRUNO - DE LAS PARTÍCULAS ELEMENTALES

El primer recuerdo de Bruno databa de los cuatro años; era el recuerdo de una humillación. Entonces iba al parvulario del parque Laperlier, en Argel. Una tarde de otoño, la institutriz había explicado a los niños cómo hacer collares de hojas. Las niñas esperaban sentadas en medio de la cuesta, ya con los signos de una estúpida resignación femenina; la mayoría llevaban vestidos blancos. El suelo estaba cubierto de hojas doradas; los árboles eran sobre todo castaños y plátanos. Uno tras otro, sus compañeros terminaban el collar e iban a colgarlo al cuello de su pequeña favorita. Él no hacía progresos, las hojas se rompían, todo se destruía entre sus manos. ¿Cómo explicarles que necesitaba amor? ¿Cómo explicárselo sin el collar de hojas? Se echó a llorar de rabia; la institutriz no acudió en su ayuda. Ya había acabado todo, los niños se levantaron para salir del parque. Un poco después, el colegio cerró.

- Michel Houellebecq, de La Partículas Elementales



"La exactitud no es verdad"

- Henri Matisse


        "La noche era un tiempo para afinidades bestiales, para acercarse a uno mismo." 

              (Patricia Highsmith, Extraños en un tren)



Julie Delpy y Barbara Sukowa en las pruebas de texto de Homo Faber película dirigida por Volker Schlöndorff en 1991

                       Six Contes Moraux 6. L'amour, l'après-midi, Eric Rohmer (1972)



Durante meses permaneció mi mano aislada
en una lata. No había nada allí salvo rejas de metro.
Tal vez esté magullada, pensé,
y es por eso que la han encerrado.
Pero cuando miré yacía en silencio.
Se podría medir con esto el tiempo, pensé,
como con un reloj, por sus cinco nudillos
y las finas venas subterráneas.
Allí yacía, como una mujer inconsciente,
alimentada por tubos que no conoce.

La mano se había colapsado,
diminuta paloma salvaje
entrada en reclusión.
Le di la vuelta y la palma era vieja,
con líneas finamente bordadas
y puntadas subiendo por los dedos.
Era gruesa y blanda y ciega en algunos sitios.
Tan solo vulnerable.

Y todo esto es metáfora.
Una mano corriente, sólo que añorando
tocar algo que pueda devolver
el toque.
La perra no lo hará.
Mueve el rabo en la ciénaga mientras busca una rana.
No soy mejor que una lata de comida de perro.
Ella es dueña de su propia hambre.
No lo harán mis hermanas
Viven en la escuela, salvo para botones
y lágrimas que corren como la limonada.
Mi padre no lo hará.
Él viene con la casa e incluso de noche
habita una máquina que fabricó mi madre
y bien engrasada por su trabajo, su trabajo.

El problema es
que dejé que mis gestos se congelaran.
El problema no estaba
en la cocina ni en los tulipanes,
tan sólo en mi cabeza, mi cabeza.

Después todo fue historia.
Tu mano se encontró la mía.
La vida corrió hasta mis dedos como un coágulo.
Oh, carpintero mío,
ya están reconstruidos esos dedos.
Bailan junto a los tuyos.
Danzan ya en el desván y en Viena.
Mi mano vive sobre toda América.
No podrá detenerla ni la muerte,
la muerte derramando su sangre.
Nada la detendrá, pues es éste el reino
y el reino venidero.

- Anne Sexton, The Touch, Love Poems




                                     Jenna Westra

miércoles, 27 de enero de 2016



                           Eastman Johnson, La chica que dejé detrás de mí, 1870
"Incluso en nuestros planes y deliberaciones, ciertamente ha de intervenir la suerte y la ventura, pues no es mucho lo que puede nuestra sabiduría. Cuanto más aguda y viva es, más flaqueza descubre en ella, y tanto más desconfía de sí misma"

- Michel de Montaigne, Ensayos







                                 Myoung Ho Lee, Contra el telón de fondo